BREXIT

Yo creo que el inesperado éxito del denominado Brexit se ha debido a que, aunque se trata de lo que podríamos llamar “una salida de Europa por la derecha”, también han votado a favor las personas de izquierda que estaban en franco descontento con una Europa cada días más esclerotizada, más burocratizada y más sometida a los dictados del gran capital. Si no, no se explica que hayan votado Brexit grandes masas de votantes tradicionalmente laboristas, a pesar de saber que se trataba de una iniciativa auspiciada desde la extrema derecha inglesa.

 

imagesFYHWTTHP

 

Además, no se trata de algo nuevo, los ciudadanos de Europa ya habían dado serios avisos de su desafección a unas instituciones que hasta hace unos años atrás, habían logrado sentar las bases de una paz duradera en el continente y un modelo de sociedad que vino en llamarse “Estado de Bienestar”. Sin embargo, a pesar de estos logros, ya en 2005 fracasó estrepitosamente el proceso de aprobación de la denominada Constitución europea, al no conseguir ser aprobado en referéndum por los ciudadanos franceses y belgas. Además, en otros países como España aunque se aprobó el referéndum, se hizo con una abstención del 57,67 por ciento en una clara muestra del desinterés de los españoles por aquello.

 

European_Constitution_Ratification

 

Pero ni siquiera aquel aldabonazo hizo saltar las alarmas en las instituciones europeas; se abandonó el proyecto y todo siguió igual; o lo que es peor, estas instituciones se siguieron impermeabilizando frente a los ciudadanos y comenzaron a gobernar desde una especia de palacio de cristal, conformes a criterios económicos crueles: se abandonaron más o menos explícitamente las teorías keynesistas que tanto bienestar había traído a Europa y que, por ejemplo, consideraban el déficit público como una eficaz herramienta del Estado para combatir la recesión económica y, aunque tampoco lo digan explícitamente, se hicieron alumnos distinguidos de la denominada Escuela de Chicago, tristemente conocida por ser la inspiradora de las despiadadas políticas económicas del General Pinochet, uno de cuyos principales postulados es, precisamente el déficit 0, becerro de oro al que adoran diariamente los dirigentes de la Unión Europea. Lo que ocurre, es que aquí reventaron las costuras antes de que la izquierda moderada siquiera encontrase a un Moisés que bajase del Sinaí reintroduciendo las verdades keynesianas.

 

Resultado de imagen de moises sinai BECERRO DE ORO

 

Pero este alejamiento de los ciudadanos de a pie no viene dado sólo por las políticas fiscales, sino que en casi todos los sectores en los que la Unión Europea mete la mano legislando se termina favoreciendo a las grandes multinacionales en detrimento de las economías locales, como ocurre por ejemplo con las directivas europeas en materia de servicios o de contratación pública, que bajo falsas proclamas de defensa de la libertad de empresa y de los intereses de los consumidores, han conseguido que en muy pocos años desaparezca todo vestigio de comercio local o de las pequeñas y medianas empresas contratistas de obras públicas, que no han tenido más remedio que desaparecer, o convertirse en subcontratistas de las grandes constructoras porque no pueden competir con las mismas en un marco normativo diseñado para favorecer a estas últimas. Él capítulo más reciente lo estamos viviendo con el sector del taxi, que más pronto que tarde, terminará sacrificado en el altar de la libertad de empresa y entregado en ofrenda al gran capital.

 

 

Con todo lo anterior, uno entiende la reacción inglesa, y hasta me viene a la memoria aquel chiste, un poco antiguo ya, en el que Judas terminaba preguntándose, ¿es pa venderlo o no es pa venderlo?

Yo no sé si será para venderlo o no, pero sí sé que hoy día me lo pensaría antes de comprarlo.

Anuncios
Publicado en Sin categoría | 6 comentarios

MISERABLES

imagesP931AM8P

El Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua contiene 5 acepciones para el término “miserable”, pero las dos que más cuadran con lo que quiero expresar son la 1ª y la 3ª; respectivamente “ruin o canalla” y “extremadamente pobre”, si bien en este último caso, la indicación de pobreza no va precisamente referida a los bienes económicos, sino a la dimensión moral e intelectual de la inmensa mayoría de los dirigentes europeos que están toreando (de aliño) en estos momentos con el fenómeno de la inmigración y de los aspirantes a refugiados que se estrellan en las fronteras de esta opulenta Europa que se esmera en ignorarlos día a día.

torear[1]

No voy a extenderme sobre las cuestiones éticas que supone el dejar que miles de personas estén sufriendo diariamente el drama de tener que abandonar su tierra, obligados por la miseria, por la tiranía o por los fanatismos, y jugarse la vida para encontrar unas mínimas condiciones de vida en una tierra que los rechaza sin miramientos. Y digo que no voy a entrar porque este drama por sí mismo se pone de manifiesto diariamente, se evidencia sólo, y a todos los que tenemos conciencia nos la golpea como un martillo pilón de insoportable cadencia.

file_20150908132112[1]

En lo que quiero entrar es en la extremada cortedad de miras, éticas y estratégicas, que están demostrando nuestros dirigentes al enfrentarse a esta cuestión, y sobre ello me extenderé, haciendo abstracción de estos aspectos, aunque para ello haya de hacerlo tapándome las narices de oler la indecencia, y encerrando mi capacidad de sentir en la caja fuerte de la impotencia.

1981[1]

A lo que voy, aquí parece que ninguno de nuestros dirigentes se da cuenta que África, y parte de Asia, son sendos barriles de pólvora con la mecha encendida y que nosotros estamos sentados encima de los dos. Aquí parece que nadie se da cuenta que en esos territorios existen millones de personas que sufren hasta extremos impensables en Occidente porque son gobernados o tiranizados por gente malvada que han sido puestas allí por los gobiernos o multinacionales occidentales, o por monstruos que han sido creados, criados y armados también por los mismos. Y ahora, cuando han llenado de pólvora los barriles y han encendido la mecha, lo único que se les ocurre es sentarse encima del barril y, en la medida en que les sea posible, seguir alimentándolo de pólvora.

sobre-un-barril-de-polvora[1]

¿Es que nadie con un cierto grado de responsabilidad se da cuenta de que en la era de Internet no es posible mantener a una multitud que pasa hambre, que sufre persecución y muerte a sólo quince kilómetros del supuesto paraíso? ¿Cuánto tiempo creen que se van a poder mantener las fronteras impermeables, si es que esa condición no se ha perdido ya? ¿De verdad creen que discutiendo míseras cuotas de refugiados que después ni siquiera cumplen ya han resuelto el problema? ¿Hay alguien con una dosis siquiera infinitesimal de inteligencia que pueda creer esto?

grupo-refugiados-sirios-aguarda-para-poder-cruzar-turquia-una-imagen-archivo-1434748106568[1]

Ya dije que iba a hacer abstracción de cuestiones éticas, pero es que en este punto ni siquiera se trata de ser buenos o malos, de ser o no sensibles a las desgracias de los demás o de ser o no solidarios con quienes verdaderamente están necesitados de esta solidaridad, sino de una pura cuestión de supervivencia: cada vez es menos sostenible que la opulencia viva a un tiro de piedra de gente desesperada y que esta gente desesperada no termine por rebelarse. Quien no quiera ver esto, es porque es ciego entre los ciegos. Y si encima es un dirigente político encargado de resolver el asunto, es un irresponsable de dimensiones verdaderamente escalofriantes.

2_5_1_HISTORIA_G[1]

En cualquier caso, parece que no hay que ser muy inteligente para ver que la situación que se ha creado pasa, primero, por dar un tratamiento de emergencia a los miles de personas que huyen de la guerra. Y ese tratamiento de emergencia debe ser generoso tanto por filantropía como por puras razones egoístas de no vernos alcanzado por la explosión de los barriles de pólvora. Y pasa también, por una actuación con más altura de miras, mucho más estratégica: Occidente debe rectificar sobre la marcha su tercermundista política hacia el Tercer Mundo, dicho sea con toda la intención; debe dejar de alimentar tiranías corruptas; debe establecer un sistema económico justo que no se fundamente en la depredación de continentes enteros, sino en el reparto equitativo de la riqueza, que seguramente creará más riquezas para todos que el egoísmo actual y, en definitiva, dejar de colonizar a lo que ya no son colonias, de manera que sus habitantes pueden tener un mínimo de bienestar económico y social que les permita quedarse en su tierra, con sus gentes, evitando situaciones que, como la que actualmente estamos viviendo, que jamás debieran de volver a producirse, como he dicho antes tanto por razones éticas como por razones de propia supervivencia.

yahya-jammeh[1]

Sé que todas estas cosas son obviedades, que no digo nada nuevo, y que probablemente haya gente más preparada que yo para aportar soluciones, pero lo que me indigna, y me ha obligado a escribir es esa desesperante sensación de impotencia que te da el ver que ante un problema de semejante categoría, que puede incluso dañar los más sólidos cimientos de nuestro estilo de vida, a las personas que hemos votado, en toda Europa, para solucionar esto, solamente se les ocurra repartirse miserablemente unos cuantos refugiados y firmar un convenio vergonzante para que un país ajeno , se haga cargo, previo pago de su importe y de aquella manera diría yo, de la desesperación de miles y miles de personas que sufren.

02603culmu[1]

Lo dicho, miserables.

Publicado en Sin categoría | 5 comentarios

GRECIA, O EL TAHUR CABREADO

Tengo escrito en este blog que esto que llamamos democracia no es más que una partida de póker con las cartas marcadas.

images

Y también tengo escrito que los modernos dictadores no necesitan sacarte de tu casa de madrugada ni bombardear el Palacio de la Moneda para eliminarte como oponente político, sino que recurren a métodos mucho más efectivos y con menos posibilidades de que la gente se termine rebotando contra ellos.

Y me he acordado de estas dos cosas cuando veo lo que está pasando en Grecia estos días; ha bastado que exista la mera posibilidad de que un partido de extrema izquierda gane las elecciones, o mejor dicho, ha bastado que por azares del juego uno de los jugadores amenace ganar la partida a pesar de las cartas marcadas, para que el tahúr se ponga nervioso y ponga el pistolón encima de la mesa, para ver quién se atreve irle al envite.

imagesXRQDHOUU

Inmediatamente que ha saltado esta posibilidad, se ha puesto en marcha el mecanismo de lo que podemos llamar sin ningún género de dudas Golpe de Estado; es verdad que han cambiado los métodos (ya no se mete a la gente en los estadios y después se la fusila, o al menos de momento) pero la táctica de meter miedo a la población es la misma: primero el Fondo Monetario Internacional suspende las negociaciones con Grecia hasta ver qué pasa con sus elecciones (¿o deberíamos decir mejor, no vaya a ser que la izquierda gane las elecciones?), y después y de momento, la Merkel lanza sus mejores Panzerdivisionen sobre Grecia, amenazándola con expulsarla del euro y no se sabe con cuantos males más. Y después dirán que los griegos votarán en libertad, y tal y tal y que si la fiesta de la democracia y esas cosas que se dicen siempre (la fiesta del descojone de los poderosos viendo lo imbéciles que podemos llegar a ser, diría yo).

En fin, que por aquí seguiremos echando nuestro votito cada vez que alguno de los que manejan el cotarro se le ocurra divertirse un ratillo viendo cómo vamos como borregos a echar el papelito en la caja, creyendo que así salvamos el mundo. Y a todo esto,  la izquierda perdida en sus contradicciones y peleas domésticas, tirándose piedras contra cualquiera de los propios que saca los pies del tiesto un poco más de lo normal. Pero es lo que tenemos, y mucho me temo que, salvo que los griegos demuestren que por algo son los padres de la democracia y  tengan dos cojones a la hora de votar, será lo que nos espere en el futuro.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado | 2 comentarios

PUESTOS A SOÑAR…

Me van a perdonar que me monte en el tópico de los buenos deseos para el nuevo año y tal y tal, pero como tengo ganas de decir lo que voy a decir, cualquier excusa es buena, aunque esté manida. Pero a fuerza de que te bombardeen con mensajes soñadores para estas fechas navideñas, yo también he sucumbido y  me he puesto a soñar cosas que son obviedades, pero que a mí me apetece decirlas y como es gratis, pues allá voy.

Y he soñado con un mundo en el que los hombres no nos creamos el centro del Universo, sino solamente una pieza más de este fantástico engranaje que es la vida .

Sueño con una sociedad que considere el medio ambiente como un bien colectivo que debemos disfrutar y conservar para las futuras generaciones y no como algo del que podamos abusar a nuestro antojo. Sueño con una sociedad fundamentada en la consideración de que todos nacemos desnudos y cuando nos morimos no nos llevamos nada para allá donde cada uno creamos que vamos a ir y que, por tanto, nadie es más ni menos que nadie, por más listo o más tonto que sea, y que el mero hecho tener una u otra cuna, no debe marcarnos de por vida.   untitled Sueño con una sociedad libre de explotadores y explotados, de amos y esclavos, y en la que nadie se crea mejor que nadie por el hecho de haber tenido la suerte de nacer en un país y no en otro.

Sueño con un mundo en el que las fronteras desaparezcan y las personas puedan circular libremente sin tener que jugarse la vida en una patera mientras que los más poderosos son recibidos con toda clase de honores y parabienes, aunque sean asesinos de la peor calaña. Sueño con un mundo en el que el dinero no sea una forma de atesorar bienes para ser más que los demás, sino una mera fórmula que facilite el comercio. Sueño en un mundo en el que desaparezca la idea de propiedad privada como forma excluyente de usar y abusar los bienes que la naturaleza nos ofrece, y sólo sirva para lo que siempre debió servir; esto es, para permitirnos usar de las cosas para disfrutar de unas condiciones de vida dignas para todos.

Sueño con un sociedad de hombres y mujeres libres y no sometidos a ningún poder económico, mediático o político que no sea aquel que ellos mismos se hayan dado con la única finalidad de su mejor gobierno. Sueño con un mundo en el que nuestros dirigentes se preocupen en forma efectiva del bienestar del pueblo y no del propio o de la clase a la que pertenecen.

 untitled

  Sueño con una sociedad de jueces justos, independientes, no atemorizados por el poder político o por las mafias de delincuentes, que no inventen doctrinas jurisprudenciales específicamente concebidas para exonerar a los poderosos y que se comprometan en la defensa de la justicia más allá de lo que le marquen las leyes de los parlamentos podridos. Sueño en un mundo en el que los ejércitos dejen de ser necesarios y la única fuerza a utilizar sea aquella dirigida a conquistar y defender este mundo en el que sueño. untitled Y, finalmente sueño en mundo en el que todo esto sea cierto y nadie que lo lea se piense que estoy fumao.

Publicado en Sin categoría | 14 comentarios

¡¡HIJOSDELAGRANPUTA!!.

 

Recientemente he estado pasando unos días en Londres visitando a un familiar que, como tantos otros miles de jóvenes españoles, se ha tenido que ir a trabajar allí (por cierto, que no siendo los ingleses santos de mi devoción, reconozco que nos pueden dar lecciones de tolerancia a los españoles), y he podido constatar cómo es la vida de nuestros jóvenes allí. No importa si son titulados o no, no importa si están formados o no; Allí viven en pisos patera gestionados por caseros desalmados; allí hacen agotadoras jornadas de 48 horas semanales; allí, en definitiva, por las alcantarillas de cualquier barrio de Londres, de Berlín, de Viena o de donde se nos ocurra mirar, se está perdiendo el impulso vigoroso de la generación de españoles mejor formada de la Historia.

No voy a entrar en si se podría hacer tal o cual cosa para acabar o reducir el paro; no voy a entrar hoy en si el paro es o no un producto del sistema o en si las izquierdas acabarían mejor o peor con él que las derechas. Hoy, desde la indignación que me produjo ver lo que vi y sentir lo que sentí, lo que quiero es reclamar un poco de vergüenza a quienes tienen la desvergüenza de frivolizar con él y pasarse el día haciendo encajes de bolillos para hacernos ver que cada vez hay menos parados, pero ocultando que cada vez hay menos jóvenes en España, o de aquellos que no tienen escrúpulos para utilizar este cáncer maligno como un instrumento político de desgaste del contrario.

Hoy quiero hablar como patriota dolido que ve como su país se desangra porque diariamente miles de jóvenes se marchan con una mochila a la espalda y una desilusión muy grande en el alma. También quiero hablar como padre de familia que se tuvo que tragar las lágrimas en el aeropuerto y que hervía de indignación cuando, ya en el aire, recordaba las gracias aquellas de “movilidad exterior”, de la Virgen del Rosario haciendo no sé qué milagros, o las de aquellos que desde la supuesta otra acera, no dudan en utilizar el paro para castigar a un gobierno nacional, regional o estatal, qué más da, que no es que no sea capaz de acabar con él, sino que sólo da para un titular periodístico ingeniosillo que reirán los pelotillas de siempre, y que harán que el politiquillo de mierda de turno se crea que es un prohombre o una promujer, o como se diga. Y como patriota dolido y como padre indignado que se ha tenido que esconder las lágrimas en el aeropuerto y también cuando escribo estas líneas, sólo se me ocurre, desde el fondo de mis tripas negras como el carbón, decirle a esos políticos que frivolizan con el drama de España y con el drama de los que nos dejamos en el extranjero un girón de nuestras propias vidas, de manos de nuestros familiares más queridos, que paren ya, que aunque nuestra paciencia sea diez veces superior a su frivolidad, también se acaba. Y cuando se acabe nuestra paciencia, iremos a decirles a todos ellos, lo gracioso que nos resulta eso de la movilidad exterior, o lo bien que nos parece que las cifras del paro bajen porque nuestros hijos se van de España.

 

Mientras tanto, y me perdonarán ustedes el inhabitual tono de este artículo, sólo se me viene una expresión a la boca, que es con la que empecé este artículo:

¡¡¡HIJOSDELAGRANPUTA!!!

 

Publicado en Sin categoría | 10 comentarios

¿SON GALGOS O PODENCOS?

 

 

Después de las últimas elecciones europeas, hay una especie de movida dentro de la izquierda española, que se ha visto sacudida por un doble fenómeno; por un lado, el derrumbe del PSOE y, por otro, la aparición de PODEMOS. Inmediatamente se han disparado todas las alarmas, y todo el mundo se ha puesto a pedir primarias, a discutir si esas primarias son antes o después de un Congreso, o si al Secretario General lo eligen antes o después, como si ahí estuviera el problema de la izquierda. Como si de ahí fuera a salir el Bálsamo de Fierabrás que cure todos los males de la izquierda y los lleve a ganar de calle las próximas elecciones, que parece que es lo que importa.

Imagen

IU, por su parte, no obstante haber experimentado una importante subida, sigue sin resolver algunas contradicciones que yo creo que la lastran enormemente, de entre las que destaca sobremanera ese desmedido afán por venderse a la derecha cada vez que puede si con ello puede hacer daño al PSOE, quizás para pagar viejas afrentas y con la honrosa excepción del Gobierno de la Junta de Andalucía. Aunque no tengo ningún dato objetivo que avale esta opinión, me da la impresión de que muchos de los votos de PODEMOS son votos de gente que no se atrevía a dar su voto a IU porque no sabían qué iba a hacer con él.

En definitiva, ni en el PSOE ni en IU se está hablando de qué sociedad es la que se quiere; no se está hablando de qué medidas hay que tomar para construir el socialismo,  sino de a quién elegimos y cómo lo elegimos, no se sabe para qué.

Imagen

Yo creo que no se es más ni menos demócrata por elegir  a un candidato o a un Secretario General de una forma o de otra; esa discusión es un espejismo; es un señuelo que nos distrae de la verdadera discusión; la verdadera discusión está en qué hacer para construir el socialismo (repito intencionadamente  otra vez la expresión, porque aunque teóricamente eso debería ser el objetivo de PSOE  e IU, creo que su mera utilización ya resulta chocante en muchos dirigentes y en gran parte de las actuales militancias de ambos partidos, y precisamente para poner de manifiesto qué lejos están en su praxis diaria de sus postulados fundacionales).

Mientras tanto la derecha real, la derecha que tiene el poder fáctico, frotándose las manos de satisfacción: da igual que los que ganen las elecciones sean unos u otros, al final los que mandan son los de siempre, y los tontos de siempre siguen sin enterarse (¿Se imaginan el descojone de estos poderes reales, cuando veían que todo el período electoral giraba en torno a lo machista que era el candidato Arias Cañete?)

Yo creo que la izquierda no se tendría que volver histérica si realmente quiere hacer historia, y antes que discutir si son galgos o si son podencos, debe refundarse, sin prisas pero sin pausas, debe volver a la ideología y desde ahí comenzar a trabajar para conquistar el Estado y ponerlo al servicio de los ciudadanos; y si eso le cuesta perder las próximas elecciones, peor es que le ocurra como le está pasando ahora, que lo que está perdiendo es su identidad.

Ya escribí hace unos años un artículo, que sigo suscribiendo hasta la última coma, que se titulaba “Materiales de construcción para la nueva  izquierda” (https://jayf13458.wordpress.com/2011/05/25/materiales-de-construccion-para-la-nueva-izquierda/), y creo que por ahí deberían los tiros; es decir, las reflexiones que se tendrían que estar haciendo ahora en los partidos de izquierda deberían ser de este tipo y no cuál vaya a ser el próximo cartel electoral.

 

Yo creo además que hay que ser todavía más valientes y que hay que ir más lejos; si se quiere construir el socialismo (y vuelvo a utilizar la expresión aunque a algunos les escueza), hay que hablarle claro a la sociedad;  tenemos que renunciar a participar en esa subasta imposible en la que se han convertido las elecciones; denunciar ese “y yo te doy el doble” y participar desde una posición mucho más didáctica; le tenemos que hacer ver a la gente que vivimos en una sociedad de la opulencia que lo único que hace es derrochar recursos naturales, económicos, etc.

No se trata de que vivamos más pobres, sino que no seamos tan locos; por poner algunos ejemplos que todos vamos a entender, no se puede tener una casa para vivir y otra a para veranear a 20 minutos de la primera; sobre todo porque esa segunda casa, sólo va a estar ocupada un mes al año, pero para que nosotros podamos ocuparla, previamente se ha tenido que destruir un paraje natural de gran belleza paisajista y riqueza ambiental, y después se ha tenido que mantener en permanente funcionamiento unos sistemas de alumbrado que no alumbran a nadie durante once meses al año, o unos costosísimos sistemas de abastecimiento y depuración de aguas, que permanecen ociosos, durante casi todo el año, salvo que nos dé por acercarnos con la familia un fin de semana,  y además a nosotros nos condena a estar trabajando durante años para la banca, para poder pagar la hipoteca que grava la casa..

Con los coches  ocurre igual, se queda uno pasmao viendo tantos “todoterrenos” de lujo, con el enorme derroche de recursos y de combustible que supone la utilización de esos vehículos, y cuando uno conoce al dueño, en la mayoría de los casos se pregunta ¿y para qué quiere este hombre (o esta mujer, que también las hay), semejante coche, si lo que tiene es un apartamento en el centro y no lo va a meter en el campo en la vida para no mancharlo?

Hay otro mundo posible, en el que lo colectivo prime sobre lo individual, de manera que no sea necesario tanta construcción inútil, porque todos puedan tener derecho a unas vacaciones en hoteles o en residencias para que los trabajadores puedan ir a ellas con sus familias sin necesidad de estar atados de por vida a una hipoteca; un mundo en el que no sea necesario tanto coche porque existan sistemas de transportes colectivos, de calidad, ágiles y flexibles, que no se midan por el baremo de la rentabilidad económica inmediata, propio de la empresa privada, sino de la rentabilidad a largo plazo que pueda suponer, por ejemplo, la reducción de la factura energética o la utilización de energías alternativas que puede propiciar la generalización del transporte colectivo en detrimento del individual.

 

Imagen                       

En fin, para muestra valgan dos botones; lo que quería decir, es que la izquierda debería replantearse su papel en el escenario político español y europeo; debe dejar de discutir si son galgos o podencos, debe dejar de ser un partido que se presenta a las elecciones con la idea de gobernar y ya está, para convertirse en un movimiento que aspire a construir el socialismo (lo repito de nuevo) mediante una vuelta a la ideología, y volviéndose a plantear en serio la conquista del Estado, cautivando a la ciudadanía con un mensaje auténticamente socialista y no con promesas imposibles de charlatanes de feria. Eso, que lo hagan otros.

 

Publicado en Sin categoría | 3 comentarios

PERSONAL DIFICULTATIVO

Hay veces en las que los que trabajamos en la cosa pública nos vemos obligados a realizar actuaciones muy complejas, llenas de  dificultades y de matices, a las que no es ajeno el hecho del verdadero infierno normativo en que ha venido convirtiéndose el Derecho Administrativo español desde hace décadas, que más parece un campo minado que hay que atravesar cada vez que una Administración Pública quiere hacer algo, que lo que realmente debiera ser, esto es, un conjunto ordenado y claro de normas impregnadas de sentido común que materializasen el mandato constitucional de servicio a los intereses generales con objetividad y de acuerdo con los principios de eficacia, jerarquía, descentralización, desconcentración y coordinación, con sometimiento pleno a la ley y al Derecho.
CAMPO MINADO

Y es precisamente en esas situaciones complejas, en las que siempre hay algo que se carga el invento porque se infringe no se sabe qué Decreto, Orden Ministerial, Ordenanza o disposición de cualquiera que tenga carguillo y quiera dejarse sentir haya tenido a bien dictar. Y si ese algo no existe, siempre hay alguien que se encarga de hacer una interpretación de ese Decreto, Orden o norma, que termine haciendo que exista. Es en ese momento cuando uno se enfrenta a personajes como los que se describen en este artículo.

GRAF 10

Así, esta anécdota se produjo hace ya unos años con ocasión de que un grupo de abogados de la Administración  y otros juristas nos encontrásemos llevando a cabo unas gestiones muy complicadas y muy importantes, que nos hacían enfrentarnos a problemas jurídicos endiablados, derivados precisamente de ese infierno del que hablaba antes, que nos colocaban en situaciones inéditas en España, al menos hasta donde llegaba nuestro conocimiento. Dada la complejidad y la importancia del asunto que nos ocupaba, tuvimos que desplazarnos a distintos lugares en varias ocasiones, y podríamos decir que llevando toda la caballería que éramos capaces de allegar; funcionarios de primer nivel, Catedráticos de Derecho, primeros espadas de los bufetes más acreditados de España… en fin, todo un Cuerpo de Ejército Jurídico, pertrechado con la inmejorable artillería de sus argumentos en Derecho.

JURISTAS

El problema era que, dada la novedad que suponía la situación que se estaba intentando resolver, y la diversidad de instancias a las que había que convencer, que muy a menudo nos vimos obligados a mantener largas batallas dialécticas, sin que nuestro interlocutor de turno se mostrase siempre proclive a aceptar nuestros argumentos, llegando en ocasiones a manifestarse en forma claramente hostil, lo que a veces suponía jornadas de mucha intensidad, mucha tensión y a veces ratos de desesperación pues era muy importante lo que se estaba gestionando.

NEGOCIACIONES

Y fue precisamente en unos instantes de descanso de esas jornadas llenas de intensidad, mientras tomábamos una cerveza al mediodía, cuando a uno de nosotros se le ocurrió echar humor a la situación, analizando desde la jocosidad las actitudes de las personas que iban siendo nuestros interlocutores según se iba avanzando en la consecución de los objetivos previstos, y acuñó la expresión que encabeza este artículo, que me parece especialmente acertada: “Personal dificultativo”, que puede definirse como aquel que tiene un problema para cada solución.

CHUPATINTAS

A la vista del éxito del hallazgo, ya nos pusimos a identificar las distintas especies que caben dentro del género “dificultativo”, y sobre todo sus actitudes para rechazar cualquier argumentación que se le hiciera, aunque ellos no tuvieran a su vez argumentos para defender su posición: Llegamos a descubrir varias especies que, sin ánimo de exhaustividad, paso a compartir.

La primera es la del “eso no se ha hecho nunca”, que es una frase muy propia del burócrata acorralado por algún jurista indeseable que se le ha ocurrido ir a incordiar con alguna idea nueva, e interrumpir su plácida existencia fundamentada en la profunda filosofía de “aceitunita comía, huesecito fuera”.

aceitunita

La segunda es una variación del anterior, que es la de “eso es abrir un melón nuevo” y, claro, como tal melón nuevo supone un notable grado de incertidumbre que el indeseable jurista vuelve otra vez a provocar. De nuevo, tiene que venir este tío a joder la marrana, con lo tranquilo que yo estoy aquí con mi existencia fundamentada en la también muy profunda filosofía de “sota, caballo y rey”.

sota-caballo-rey-300x208

Y la última, que es ya el recurso final una vez que se ha sido capaz de sortear las fases anteriores, es la del “pues yo no lo veo”; expresión que se manifiesta siempre acompañada con una inclinación lateral de la cabeza, y fingiendo hacer un esfuerzo cuando se habla similar al que se hace cuando se está haciendo alguna necesidad mayor. Con esa intensidad en la expresión y con el cabezazo sesgado, se le otorga al “yo no lo veo” una dimensión que confiere al que lo profiere una situación de absoluta inaccesibilidad a los argumentos que le puedan esgrimir de contrario. Frente a un “yo no lo veo”, dicho con la intensidad suficiente y con el grado conveniente de inclinación de la cabeza, no hay argumento que valga; ya desembarque la caballería o ya lo haga la Armada completa; un “yo no lo veo” bien dicho hace inexpugnable al que lo formula y lo eleva a la cota de aquel que queda por encima de las razones de los demás, porque normalmente se fundamenta en la roca de la ignorancia o en la de la estulticia, que suelen ser los más firmes basamentos sobre los que se asienta gran parte de la actividad de estos personajes.

grupo naval

En fin, que seguro que hay más categorías, pero para quince minutos tomando una cerveza, nos cundió la investigación ¿o no?

Publicado en NO TODO ES POLÍTICA | 3 comentarios