LO QUE QUEDE DESPUÉS DE LA BATALLA

Parece que las encuestas que se van publicando a lo largo de estos días arrojan un veredicto que se adivina inexorable: entre las elecciones municipales y las próximas genereles, asi como en las autonómicas  incardinadas en ambas, la derecha va a barrer como nunca lo había hecho en España, de manera que se adivina un derrota en toda regla de la izquierza.

Sin intención de hacer una exposición sobre las causas de esta debacle de la izquierda (para lo que seguro que cada uno tiene una versión),  sí parece que ésta debe comenzar a reponerse inmediatamente despúes de la derrota; sobre los mismos rescoldos de la batalla alguien deberá tomar de nuevo la bandera de la emancipación social y empezar a rearmar a ideológicamente al pueblo derrotado. Nuestra sociedad no puede permitirse carecer de un movimiento de izquierda poderoso que sea capaz de hacer frente a los halcones de economía liberal conservadora, a los halcones de una sociedad racista y xenófoba; a los halcones de la guerra…

Y la izquierda debe aprender: no vale con llegar a los centros de poder e instalarse en ellos para gestionar las migajas  de la economía; si en algo llevan razón los de derechas es que los cacareados avances sociales como la Ley de Dependencia y otros similares sólo son sostenibles si hay una economía capaz de soportarlo, porque puede que ocurra  como ahora, que lleguen épocas de vacas flacas y no haya más remedio que dar marcha atrás precipitadamente.

Como digo, la  izquierda tiene que usar el poder para algo más que la derecha; porque si lo quiere para lo mismo, la verdad es que nos podríamos ahorrar tantas elecciones y tantas historias. La izquierda debería recuperar sus principios originarios, entre ellos los que de que no se puede ni se debe renunciar a ciertas cosas con tal de ocupar el poder, pues precisamente su fuerza y su ventaja comparativa respecto de la derecha, debería estar precisamente en su potencial de revolucionar la sociedad, de acabr con un sistema capitalista que continuamente genera injusticia y desigualdad; si renuncia a transformar la sociedad y se limita a aprobar algunas leyes más o menos cosméticas; la izquierda fracasará y la derecha la barrerá sin piedad de los centros de poder.

Este rearme de la izquierda  parte pues de la recuperación de la política como instrumento de transformación social,  y no sólo como instrumento de gestión de determinada infraestructura. Y se extiende a todos los extremos de la acción política; desde la acción legislativa, aprobando leyes que configuren una estructura de la propiedad más justa, por ejempo, a la propia actuación de la Administración; los distintos Delegados, Directores Generales, Consejeros y Ministros, deben abandonar el cómodo pero suicida rol que muchos vienen asumiendo hasta ahora, que es el de ejercer de Jefes de Servicio Cualificados, en vez de hacer aquello para lo que han sido elegidos realmente; es decir hacer política a lo grande,  en el sentido más noble del término; ¡aquí no elegimos a los políticos para que nos digan que según sus Jefes de Servicio esto se puede hacer o esto no; para eso nos podríamos ahorrar el cargo!  Aquí elegimos políticos; es decir, personas que sean capaces implicarse hasta donde sea necesario en el cumplimiento de los objetivos de transformación social que preconiza el ideario de su partido, y para ello removerán los obstáculos que sea necesarios remover o se empeñará hasta lo imposible por conseguirlo.

También aquí la derecha le lleva ventaja a la izquierda; y por eso es tan difícil desplazarla de los centros de poder cuando los ocupa; porque sus políticos hacen política sin complejos y empleándose a fondo, sólo que la política que hacen es de derechas, y la última vez que estuvieron se lo creyeron de tal modo que nos metieron en una guerra. En cualquier caso, por sus propios fundamentos morales, no podemos decir que desarrollar una política tendente a consolidar el modelo capitalista pueda ser considerada noble. Y ello con independencia de lo bienintencionadas que pueden ser las personas que la practiquen

Tengo que decir no obstante, que dentro de este contexto los políticos que más se acercan a esta idea que estoy exponiendo, son los concejales; con todas las excepciones que queramos, pero son los concejales de los distintos pueblos de España, los que mejor entienden que sus ciudadanos los han elegido para algo más que para ponerle bombillas a las farolas, Y por eso son los que sí se implican hasta el límite de sus posibilidades en conseguir esos objetivos a los que se han apuntado en la mayoría de los casos por puro idealismo, por puro afán de servir a sus conciudadanos. Ellos entienden como nadie que a un ciudadano que se acerca a su Ayuntamiento con una necesidad no se le puede decir que el artículo tal de la ley tal, no le permite ayudarle, y se implicarán en todo los que les sea posible para resolver esa necesidad, y si no puede resolvérsela, intentará paliar sus efectos, y si tampoco puede, pues a lo mejor le queda un poco de valor para soportar con estoicismo la crítica del ciudadano, que la mayoría de las veces desconoce el esfuerzo que ha hecho ese Concejal para ayudarle. Por lo demás, los que llevamos décadas conviviendo junto a ellos, somos testigos de la enorme capacidad de entrega e imaginación que tienen necesariamente que desarrollar para poder ofrecerles a sus ciudadanos una ciudad transformada, donde sea amable vivir.

Pues desde ese concepto noble de hacer política; desde esa última barricada de la izquierda que van a ser los Ayuntamientos gobernados por socialistas y comunistas, es desde donde debe comenzar el rearme de la misma;  rearme que ante todo debe ser ideológico y de actitudes; nunca más volver a renunciar a nada con tal de llegar al poder: al poder se llega para conquistarlo y con él transformar a la sociedad, si es el poder el que nos va a transformar a nosotros, mejor quedarnos en casa y dejar el camino libre para otros. Si eso fuera así, muy probablemente se irían incorporando a esta épica tarea muchas de las valiosas personas de izquierdas que, desengañadas, se han ido quedando en el camino, porque han preferido preservar su pureza ideológica antes que entregarla en el altar del poder.

Y por supuesto, si alguna vez se llegaran a reconquistar gobiernos de autonomías o del Estado, ocupar sus estructuras con personas que tengan asumida esta idea militante de la política, y olvidarse de burócratas y arribistas de última hora, que tan malos son los unos como los otros.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a LO QUE QUEDE DESPUÉS DE LA BATALLA

  1. David Taboas dijo:

    Siempre es un placer, didáctico, leerte Yusta!! =)

  2. Elena Tolmos dijo:

    Buenos días Yusta, aunque por mi forma de ser intento siempre buscar lo bueno de cada parte y por ello no coincido con algunas de tus afirmaciones, creo que el espíritu constructivo con el que has escrito este artículo anima a seguir luchando. Saludos,

  3. Jose Manuel dijo:

    Buenas noches.

    Por ser mi primer comentario, y sabiendo bien, mi querido amigo Aurelio; que no comparto muchas de tu opiniones, ni idelaes, espero que comprendas que para mi, tiene otra lectura, las ideas politicas hoy en dia de la izquierda estan obsoletas, y mucho tiene que cambiar, para volver a dar confianza. Sobre tu blog, te doy la enhorabuena y te animo para que sigas escribiendo, un saludo.

    • Muchas gracias José Manuel, pero me resisto a cree que el ideal de la emancipación humana y de que nadie tenga que vivir a costa de la explotación de nadie, esté obsoleto. Nos podremos equivocar en los medios para conseguirlos, pero nunca en los objetivos. Tú eres un tipo listo, así que dale vueltas a la idea y no te quedes en la mera superficiliadad de lo que dicen los periódicos y los políticos. Si lo haces, puedes llegar a sorprendente de los resultados que obtengas

      • Jose Manuel dijo:

        es lo que queremos todos, que la emancipación y la explotación humana, acabe cuanto antes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s