EL DISCURSO DE LA IZQUIERDA

         

  

Mi amigo (espero que me permita llamarlo así) Rafael Martínez Morgado ha publicado una fotografía de Fernado Pineda en la que aparecen muchos ex alcaldes y ex políticos socialistas de la provincia, y que yo me he permitido reproducir en el encabezamiento de este artículo, haciendo abuso de la permisividad de su dueño.

             De entre las muchas reflexiones que suscita la fotografía, está de la de constatar que todas las personas incluidas en la misma tocaron lo que se llama poder real, fueron Alcaldes, Presidentes de Diputación, Delegados del Gobierno, Concejales; pero ninguno se enriqueció ni prosperó con la polítca, de manera que hoy día, o son jubilados, o están en los puestos de trabajo que tenían antes de ser cargos públicos. Y algo que es muy importante, todos pueden ir por sus pueblos con la cabeza muy alta y estoy seguro que reciben el afecto de todos sus convecinos.

             Tengo que decir además que yo personalmente trabajé junto a muchos de ellos, y siempre se llevaron mi admiración, mi respeto y mi amistad.

             Otra característica común a todos ellos es que, o se han retirado de la vida política activa o están un plano muy secundario.

             Esta es una fotografía que, imagino, podrá repetirse en casi cualquier provincia de España.

             Sin olvidar el dato de que es bueno el ir dejando paso a las nuevas generaciones, en estos momentos en los que la izquierda zozobra en catátrofes electorales y en traiciones fraticidas; en los que la política ha dejado de escribirse con mayúsculas para ser considerada como algo indigno, que hace que los indignados salgan a la calle clamando contra ella y en la que prima la expresión peligrosamente fascista de que todos los políticos son iguales, quizás sea procedente, mediante la evocación de todos los que nos miran desde esa fotografía, y de muchos que no están en ella (mi amigo Pepe Cejudo, por ejemplo),  constatar que la política no es eso que nos quieren hacer ver desde la derecha, y en lo que ha caído torpemente la izquierda, todo hay que decirlo: las personas que están en esa fotografía, desde la autoridad que les da su trayectoria vital intachable, nos dicen que la política es ante todo un discurso moral, es un instrumento de participación para que sean los ciudadanos los que se constituyan en protagonistas de los avances sociales: si se quiere, de la mano de personas que son sus líderes, porque han hecho de la entrega a sus conciudadanos una especie de religión y de la que ellos se han proclamado sacerdotes, pero que pueden ser artífices, como ellos lo hicieron, de una espectacular transformación de los pueblos y ciudades que gobernaron, sacándolos en apenas un par de décadas de un atraso de siglos para convertirlos en punta de lanza de nuevas formas de explotación agrarias, en dinamizadores de las pequeñas y medianas empresas, lanzando arriesgadas políticas de desarrollo local cuando casi nadie en España sabía que era eso, y en fin, dando su personal ejemplo de cómo debe ser el discurso de izquierdas.

 Como decía, en estos momentos en que la izquierda debe, imperiosamente, replantearse sus fundamentos políticos y su praxis diaria, para volver a merecerse el apoyo ciudadano, sería bueno mirarse en el espejo de estas personas. Seguro que  obtendríamos la conclusión de que el discurso de la izquierda, el que lo diferencia de la derecha es, ante todo, un discurso moral. Y esa fotografía lo demuestra.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a EL DISCURSO DE LA IZQUIERDA

  1. Marisa Omist. dijo:

    Yo no lo podría haber expresado mejor amigo Yusta, hombres y mujeres que luchaban por un ideal de vida a compartir, con ideología, ética, compromiso, honestidad, respeto, hasta porqué no decirlo pluralidad, que pudieron equivocarse como personas humanas que somos, pero con una nobleza que superaba todo mal. Hablas de moral, donde está ahora, al no estar no puede traducirse en ningún discurso. Pero aún creo que hay personas con todo lo necesario para responder a este entramado de luchas a poder que nos ha llevado a donde estamos, confío en ellas y en que no tardarán en salir de sus despachos, casas, cuevas…….. y tendrán todo mi apoyo. Para ser buen político/a hay que saber gestionar, tener la formación necesaria, ganas de aprender, saber dirigir con inteligencia emocional, tener un gran equilibrio entre lo que se dice , se hace y se siente, pero sobre todo ser buena persona. Un beso desde la cama, pero ya no del hospital, ya estoy en casita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s