NUEVOS TIEMPOS, NUEVAS NECESIDADES, NUEVOS OBJETIVOS POLÍTICOS

 Una de las pocas ventajas de que goza el que no tiene nada que perder es precisamente esa, que no tiene nada que perder, y por tanto eso le genera una capacidad adicional de ser arriesgado y creativo de la que carecen los que están cómodamente instalados y temen perder su comodidad.

 

En España, la izquierda camina con paso fuerte y decidido hacia esa posición, aparentemente triste, pero cómoda, del que no tiene nada que perder. Solo basta el episodio andaluz y, utilizando términos evángelicos, todo se habrá consumado: morirá el hombre bueno y el cielo se oscurecerá por un largo período de tiempo; llegarán los tiempos de plomo para los que no se apunten fervorosos a loar a los nuevos dioses que desde su pedestal les irán soltando convenientemente sus dosis de de migajas y de palos, no necesariamente físicos, que convenientemente administradas, garantizarán sus nuevas lealtades hasta que también a esta generación le llegue su fin.

 

Pero ahora que se está pasando frio en la oscuridad y que hay que comenzar el rearme para el futuro, conviene fijar previamente cuáles son los objetivos que se quiera marcar la nueva izquierda para un tiempo desgraciadamente no tan cercano.

 Y hay que comenzar tomando una primera lección de la experiencia: después de 8 años de gobierno socialista, socialmente hablando estamos donde estábamos, no se ha avanzado un ápice y, por el contrario, se ha dejado vía libre, cuando no han sido los propios socialistas los que han comenzado, al desguace de las pocas instituciones no capitalistas que quedaban: ocurre así con las Cajas de Ahorro, a las que no se les ha perdonado los deslices de sus dirigentes,  para acabar con ellas (¿alguien se ha preguntado cuánto ganan los directivos de la banca privada a la que también tuvo que ayudar el Gobierno? ¿Se le ocurrió a alguien desmantelar el sistema de banca privada por eso?) a la sanidad y a la educación pública, por poner algunos ejemplos.

 

Dicho lo anterior, procede decir que no creo que esta ineficacia en la transformación social  deba atribuirse a una hipotética incapacidad personal de los dirigentes socialistas que hemos tenido,  porque más o menos igual ha ocurrido en todos los países en los que se han dado gobiernos socialdemócratas y han terminado igual. Y sería generalizar demasiado decir que todos los dirigentes socialistas de Europa son incapaces. Eso sólo lo afirman los más descerebrados de la derecha. Y no es el caso

 Pero si no es por eso ¿porqué se ha fracasado?

 Yo creo que es porque los gobiernos afrontan con soluciones nacionales los problemas internacionales, y por ello todos –los de izquierdas y los de derechas- están condenados al fracaso. Mientras que Grecía, Irlanda, Italia, Portugal, España,  Bélegica, ¿Francia?, etc., tengan que luchar en solitario contra ese ente ente difuso pero transnacional que son los mercados, sólo queda plegarse a sus dictados, se haya llegado al poder con el puño y la rosa o con las gaviotas del Partido Popular.

 

 

 En este contexto, conquistar el gobierno de los Ayuntamientos, de las Comunidades Autónomas o el de la Nación, no significa nada: los gobernantes carecen de margen de maniobra para actuar (ya ni siquera queda resquicio para actuaciones cosméticas), y se convierten en meros gestores de la miseria en la que nos vamos sumiendo poco a poco.

 Por tanto, si queremos regenerar esta sociedad, si queremos que la izquierda sea un instrumento eficaz al servicio de las clases desfavorecidas, primero tenemos que concluir que el objetivo no puede ser conquistar el gobierno para gestionar más o menos eficazmente el caos económico existente; nuestro objetivo final debe ser conseguir la galvanización de las sociedades europeas en torno a un planteamiento radicalmente transformador, de manera que, desde esa mayoría social europea se pueda, ahora sí, conquistar las instituciones y acabar con un sistema financiero que fundamentado en la pura economía especulativa va desangrando nuestra economía y nos va dejando a todos, gobiernos y ciudadanos, en manos de una serie de personas cuyo único mérito para gobernarnos es el de que han sabido colocarse en posiciones de privilegio y desde ahí controlar la sociedad, y a sus cargos electos.

 

Quiero decir con lo anterior que quizás sea tiempo para los partidos de izquierda de pensar a medio y largo plazo y dirigir sus energías a conquistar las sociedades europeas antes que a ganar elecciones, lo que sólo debería contemplarse como algo puramente instrumental: lo fundamental no es ganar el poder, sino hacerlo con los apoyos sociales suficientes como para acometer la radical transformación de nuestra sociedad que estamos necesitando.

 No creo que sea una tarea especialmente difícil; el descontento social está presente prácticamente en casi todos los países de Europa; sólo se necesita que pueda materializarse en una organización realmente democrática, y que sepa aglutinarlos en torno a estas ideas transformadoras. El resto debería venir de corrido.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a NUEVOS TIEMPOS, NUEVAS NECESIDADES, NUEVOS OBJETIVOS POLÍTICOS

  1. Esperanza Aguilera dijo:

    Como siempre…..me sorprende usted gratamente. Que razón tiene!!!!
    Pero esto tiene solución?

  2. César dijo:

    Esto es, tres mil años después, otra lucha de David contra Goliath. Y me temo que como no sea a pedradas… no habrá manera de tumbar a los mercados.

    • Yo creo que de momento lo que queda es perseverar y perseverar, sin prisas pero sin pausas, y quizás veamos pasar el cadaver de nuestro enemigo por la puerta de nuestra casa. Si no es así, por lo menos lo habrenos intentado

  3. Marisa Omist dijo:

    Siempre he pensado que una catarsis a tiempo puede ser una gran victoria, pero ahora estoy muy pesimista y creo necesaria una deconstrucción total para poder empezar a construir algo sano. Demasiados virus amigo Yusta que no nos dejan sacar la cabeza. Como siempre me encantan tus reflexiones, aunque a veces no todo lo comparta. Un besote.

    • Gracias Maria Luisa:

      ¿Te imaginas lo aburrido que sería todo si todos estuviéramos de acuerdo en todo?

      • Mª Luisa dijo:

        Llevas toda la razón del mundo, la pluralidad y la diferencia siempre nos hace crecer y desarrollar partes que ni imáginábamos que pudiéramos alcanzar. Ahora me toca escribir a mí algo sobre las declaraciones de Gallardón, un día como hoy donde visualizamos el gran trabajo que durante toda la vida hemos hecho las mujeres, siempre trabajadoras y cuya jubilación no llega nunca, por lo menos en la casa…. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s