SINDICATOS.

1371382931_331093_1371383396_noticia_normalHoy ha tenido lugar otra jornada más de lucha sindical contra la situación que estamos viviendo. Hoy se han manifestado en varias ciudades españolas contra los recortes y han demandado políticas de crecimiento.

Sin embargo, creo que no habrá mucha dificultad en admitir que a pesar de esta jornada reivindicativa la situación va a seguir exactamente igual después de la misma. Y los sindicatos y quienes todavía acuden a estas manifestaciones continuarán aumentando dosis de frustración y de impotencia; y, lo que es peor, seguirán sin ser capaces de transmitir a la sociedad española que es posible romper esta tendencia, que es posible romper el espinazo de la dictadura económica que estamos viviendo; quizás porque ni los propios sindicatos se lo creen.

En este contexto, la situación sindical es preocupante; cada vez son organizaciones más débiles, con menos credibilidad ante los trabajadores y cada vez más dependientes de las ayudas públicas, que cada vez son menores por la fuerza de los acontecimientos, de tal manera que, a día de hoy, más que organizaciones de masas, son simplemente unas débiles estructuras que apenas sostienen a los cuadros dirigentes de los mismos, y a algunos afiliados (iba a decir, “militantes”, pero me da la impresión de que de esos ya quedan pocos que no estén integrados en la estructura de cuadros asalariados) .

No pretendo, ni sabría, hacer un análisis exhaustivo de las causas de esta debilidad, pero sí creo poder señalar que los líderes sindicales no han sabido adaptarse a la nueva situación. Ya no estamos en época de crecimiento, en la que la concertación con la patronal y el gobierno reportaba frutos importantes, y por ello se vivía en engañosa situación de paz social y los sindicatos únicamente necesitaban emplearse en las mesas de negociación, abandonado por supuestamente innecesarios sus instrumentos clásicos de lucha. En estas circunstancias, si se producía un ERE el sindicato cumplía su función procurando que sus efectos fueran los menos lesivos para los trabajadores, y para ello gestionaban prejubilaciones, programas de empleo alternativo, etc. En definitiva, las sedes sindicales se convertían en gestorías del paro y para de contar, porque tampoco parecía que hiciera falta más.

cola-del-paro

 

 

 

 

 

Pero los tiempos han cambiado; no es sólo que el paro se haya disparado, no es sólo que el sistema público de pensiones esté prácticamente destinado a desaparecer, no es sólo que la sanidad pública esté en capilla; lo peor es que esto no parece tener fin y que cada día que pasa nos encontramos con alguna nueva noticia de una nueva puntilla a cualquiera de las conquistas sociales que hasta ahora se consideraban irreversibles.
Yo creo, y esta es la tesis central de este artículo, que si alguien es capaz de revertir este proceso destructivo son precisamente los sindicatos, Y me atrevo a decir que incluso por encima de los partidos políticos, que con independencia de su presumible incapacidad para hacer un frente común y decidido contra el mismo, están prácticamente atados de manos, porque la causa de la situación actual está en Europa, y las soluciones tienen que venir de una Europa dominada fundamentalmente por Alemania. Además, tengo la impresión de que los grandes partidos carecen de la valentía ideológica necesaria para adoptar las nuevas soluciones que exigen estas nuevas circunstancias.

imagesCAKSEDVZSin embargo, los sindicatos tienen en sus manos la capacidad de modificar esta situación, simplemente procurando coordinarse con los sindicatos de otros países que están en la misma situación. Así, parece claro, que no es igual una huelga general de un día en España, y a la semana otra en Grecia o Portugal, que una huelga general, de uno o varios días, a la vez en los países de, por ejemplo, el arco mediterráneo o, si se me apura, de toda Europa. En el primer caso, es decir, en el de la huelga general de un día en España, la experiencia nos dice que cada vez tiene menos aceptación, quizás por el convencimiento de su inutilidad, y que últimamente no hace mover al Gobierno de sus posiciones, precisamente porque al parecer el Gobierno tiene las manos atadas por Europa. Pero si es Europa o gran parte de ella la que se declara en huelga general, probablemente las consecuencias serían distintas. Y también probablemente, los sindicatos comenzarían a reivindicarse a si mismos ante los trabajadores.

0IT Otro tipo de medidas también caben: No sería descabellado pensar que las organizaciones sindicales internacionales otorgasen un “certificado” de respeto a los derecho de los trabajadores que las empresas pudieran exhibir lo mismo que exhiben las certificaciones de AENOR, por ejemplo. Con esta medida entiendo que se lucharía eficazmente contra el esclavismo que practican las empresas del denominado Primer Mundo en el Tercer Mundo, a la vez que evitaría la desertificación industrial que estamos padeciendo en lo que se conoce como mundo desarrollado. La implantación de este certificado tendría la ventaja de que ni siquiera debería provocar problemas con los gobiernos locales, pues son certificados que se otorgan a las empresas que cumplan determinados estándares laborales, con independencia de quién gobierne en el país y cual sea su política laboral.

Y desde luego, ante los fenómenos de deslocalización que estamos sufriendo los sindicatos deben abandonar inmediatamente su papel de meras gestoría de los ERES, y no lo digo por sólo por las experiencias vividas, sino porque en estos momentos, una empresa que se cierra es una herida muy profunda en la economía española de la que probablemente tardará muchos años en recuperarse si logra hacerlo alguna vez.

EREEn este sentido, alguna vez he apuntado en este blog que los sindicatos tienen en sus manos un arma muy eficaz para evitar estos ERES, o incluso para que el ERE se reconvierta y termine en el despido de los directivos que acordaron ejecutarlo en vez de en el de los trabajadores. Me refiero a utilización del mercado como instrumento de lucha. Y así, por citar ejemplos recientes, si cuando una empresa que fabrica sanitarios u otra que tuesta café y que ambas son primeras marcas nacionales, los sindicatos se hubieran plantado claramente y con valentía y se hubieran dirigido al país pidiéndole que no instalasen o consumiesen productos de estas marcas, probablemente hoy esas empresas seguirían abiertas y los que estarían en el paro serían los ejecutivos a los que se les ocurrió tan desgraciada idea.

Como se verá, se trata de medidas nada difíciles de adoptar, y sobre todo de medidas que creo que deben ser puestas en marcha por los sindicatos, mas que nada porque entiendo que son los vectores más eficaces para hacerlo, porque no están tan afectados por las cuestiones políticas como les ocurre a los partidos, y porque desde luego y a pesar de su debilidad actual, son las únicas organizaciones que cuentan con la infraestructura y la capacidad de convocatoria para hacerlo.

El colofón sería, además, que ante este tipo de actuaciones nuevas, con bastantes perspectivas de éxito, muy probablemente la sociedad española, y también la europea, volvería a ilusionarse en un proyecto común.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a SINDICATOS.

  1. Mª Luisa Omist. dijo:

    Totalmente de acuerdo amigo Yusta, tenemos que empezar a trabajar con Inteligencia territorial de una vez, y emocional también, que esta falla últimamente mucho, en pro a una economía Crutil (no busques este término, pues creo que no lo encontrarás), me refiero a que esta sea creible y útil de cara al futuro mas próximo. Y efectivamente los sindicatos deben volver a sus inicios donde la lucha por los derechos de las personas que trabajan está por encima de todo. Pero falta unión y sobre todo buena coordinación y gestión de todo lo que se hace. Esperemos ser muchas personas las que pensemos así y nos unamos con compromiso y responsabilidad.
    Un beso fuerte amigo mío. Mª Luisa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s